En la edad media se realizó un importante descubrimiento: El álbum de María. Cualquiera pensaría que al no existir aún la fotografía tal cosa no podía ser posible, pero este álbum no era de imágenes inertes sino más bien como una ventana a sucesos a la vez pasados y actuales. A este álbum se le dio el nombre de “Rosario”.

¿Qué es un álbum? Si una fotografía son mil palabras, un recuerdo, una sonrisa o una lágrima; un álbum será entonces una biblioteca de memorias.

Tomemos por ejemplo un álbum familiar, de esos que con mucho esmero y dedicación tantas mamás compilan. Definitivamente el mayor orgullo posible de una madre serán sus hijos y por tanto el álbum de ellos, un auténtico tesoro, precisamente porque este álbum la explica a ella, es su currículum y credenciales, su almanaque, el compendio de sus dolores y desvelos. Quítale su álbum y habrás despojado al atleta de sus medallas.

El rosario no es otra cosa que el Álbum de María, en el que se recogen los principales acontecimientos de la vida de su Hijo. Muchas veces se ha acusado superficialmente al rosario de ser una devoción que quita nuestra atención de Dios para ponerla sobre una creatura pero basta enumerar los 20 misterios que actualmente lo componen para darnos cuenta que no solo es una oración Cristológica sino además Cristocéntrica.

Para quién no es parte de la familia ni amigo, un álbum resultará someterse a un extenso repaso de sucesos triviales e insignificantes, sin conexión alguna, que resultará monótono y repetitivo. Pero para quién sí es parte, cada foto trivial es ir desgajando los momentos que esculpieron a aquellos que amamos

Rezar el rosario es sentarse al regazo de María recapitulando los pasos de su Hijo, contemplamos con sus ojos, hojeamos con sus dedos cada página, páginas dolorosas, gozosas, gloriosas y luminosas; meditamos con su silencio y sopesamos con su corazón cada una de esas 20 fotografías.

Si para ti el rosario no es más que un vaivén de Ave Marías, déjame decirte que estás poniendo tu atención en el lugar equivocado y en lo que solo debería ser música y telón de fondo; pues así como en un álbum la importancia no está en el papel ni en la tinta, ni siquiera en las imágenes mismas, en el rosario la importancia está en el acontecimiento contemplado y en el delgado hilo conductor que los enlaza, como la pequeña cadena que sostiene juntas las cuentas de una camándula, y que en este caso no es otra cosa que el Amor de Dios.

Artículo escrito por nuestro colaborador y católico con acción Tony Guzmán

1 Comentario »

Déjanos conocer tu opinión escribiendo un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s