siete-cosas-que-debemos-aprender-de-los-más-pequeños

“Los niños dan vida, alegría y esperanza; así como también preocupaciones y, a veces problemas, pero es mejor así , que una sociedad triste y gris porque se ha quedado sin niños” (Papa Francisco).

En esta ocasión quiero empezar este artículo con una de las frases más memorables de Papa Francisco en el pasado Encuentro Mundial de las Familias 2015 llevado acabo en Filadelfia, Estados Unidos: “Los niños son el futuro, la fuerza que nos lleva adelante, en los que ponemos la esperanza”. Es inevitable, los niños son parte del paisaje de alegría y pureza de este mundo, son los endulzadores de la amargura, los mensajeros de esperanza y el reflejo de la ternura y amor de Dios.

A lo mejor, muchas veces se nos hace difícil profundizar en el mensaje de Jesús cuando nos dice: “Sed como niños“…. ¿A qué se refiere? ¿cómo es posible de aprender de alguien que apenas está empezando a vivir?

En esta oportunidad, quiero compartir con todos ustedes ocho cosas que todos nosotros podemos  aprender de los más pequeños:

1. Ser agradecidos
Dar gracias siempre y en todo lugar, por cada pequeño detalle que Dios nos da. “En vedad es justo y necesario es nuestro deber y salvación darte siempre gracias siempre y en todo lugar…” (Prefacio).

2. Escuchar y valorar la belleza
A medida crecemos nuestro corazón se endurece e iniciamos a preocuparnos egositamente únicamente por nosotros. Valorar la belleza implica amar el orden, lo natural, lo que es puro y bueno. Abrirnos a la belleza es un buen ejercicio para sensibilizar nuestro corazón, sensibilizar no es debilitar, es todo lo contrario, es tener la capacidad de ver con el corazón al Cristo sufriente.

3. Disfrutar la hermandad
Si Dios te ha dado el privilegio de tener hermanos, aprende a disfrutar y compartir tiempo con ellos. A procurar cuidarse mutuamente, velar el uno del otro, preocuparte por tu hermano.

4. Disfrutar el tiempo con tus padres
Deja de lado cualquier odio o resentimiento, disfruta e invierte tiempo de calidad con tus padres, habla con ellos, canta, baila, sonríe, abraza, ama, besa, apoya, escucha…. ¡PERDONA!

5. Amar al prójimo sin prejuicios

Este experimento social nos enseña que los niños son puros y saben amar sin prejuicios.

6Amarse a uno mismo.

Los niños también nos enseñar a aceptarnos tal cual somos, y más allá de las palabras, reconocer que somos valiosos para Dios, no por lo que sabemos o lo que tenemos, sino por lo que somos: hijos del Rey de Reyes.

7. Respetar al prójimo

Nunca te olvides de todos los consejos y enseñanzas que aprendiste de pequeños, no permitas que el mundo te pierda en el relativismo. “Y dijo: En verdad os digo que si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos” (Mateo 18,3).

Artículo escrito por nuestro colaborador y católico con acción Roberto López Castellanos.

Anuncios

2 Comentarios »

  1. Son excelentes los temas cuanto deseara que muchas personas, leerán, escucharan y sobre todo lo pusiéramos en práctica, en el ambiente Familiar, comunitario: Iglesia, trabajo, vecinos etc. Que Dios nos Ilumine y nos de un corazón sencillo y dócil a su palabra. “Admayorem Dei Gloria”

    Me gusta

Déjanos conocer tu opinión escribiendo un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s