Evangelio según san Juan 6, 1 – 15: Jesús atravesó el mar de Galilea, llamado Tiberíades. Lo seguía una gran multitud, al ver los signos que hacía curando a los enfermos. Jesús subió a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Se acercaba la Pascua, la fiesta de los judíos. Al levantar los ojos, Jesús vio que una gran multitud acudía a él y dijo a Felipe: “¿Dónde compraremos pan para darles de comer?”. El decía esto para ponerlo a prueba, porque sabía bien lo que iba a hacer. Felipe le respondió: “Doscientos denarios no bastarían para que cada uno pudiera comer un pedazo de pan”. Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: “Aquí hay un niño que tiene cinco panes de cebada y dos pescados, pero ¿qué es esto para tanta gente?”. Jesús le respondió: “Háganlos sentar”. Había mucho pasto en ese lugar. Todos se sentaron y eran uno cinco mil hombres. Jesús tomó los panes, dio gracias y los distribuyó a los que estaban sentados. Lo mismo hizo con los pescados, dándoles todo lo que quisieron. Cuando todos quedaron satisfechos, Jesús dijo a sus discípulos: “Recojan los pedazos que sobran, para que no se pierda nada”. Los recogieron y llenaron doce canastas con los pedazos que sobraron de los cinco panes de cebada. Al ver el signo que Jesús acababa de hacer, la gente decía: “Este es, verdaderamente, el Profeta que debe venir al mundo”. Jesús, sabiendo que querían apoderarse de él para hacerlo rey, se retiró otra vez solo a la montaña.

REFLEXIÓN:

En esta imagen, se van dibujando poco a poco algunos alimentos que se van partiendo por la mitad, así son las lógicas de Jesús, funcionan diferente, nos invita a darlo todo aun pareciendo poco. Dios siempre actúa haciendo cosas grandes cuando hemos iniciado poniendo con esfuerzo lo pequeño.

La solidaridad de un sencillo muchacho fue inspiración para muchos que se animaron en este relato a compartir con otros lo que era propio, y allí, se da el milagro, el milagro de la solidaridad. Tú eres ese particular personaje y Jesús necesita de ti.

Cada día alrededor del mundo mueren 25.000 personas a causa del hambre; ahí donde los poderes del mundo no llegan puedes llegar tú con tu solidaridad al partir tu corazón por el otro. Un medio de pan es un medio de amor.

Por nuestro colaboradores y católicos con acción: Dibujos de Corazón – Julián García

Anuncios

Déjanos conocer tu opinión escribiendo un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s