sabado-de-gloria-esperanza-y-fe-catolicos-con-accion

Desafío: Esperanza con María, acompaña a María en la esperanza de la Resurrección de Jesús, asistiendo a la Vigilia Pascual e invita a alguien que te acompañe.

Cuando era niño el Sábado Santo era similar a lo que hoy sería el primer día del duelo. Después del intenso viernes Santo, cargado de actos litúrgicos y tradiciones de religiosidad popular que conmemoran el sacrificio máximo realizado por Dios en favor del género humano, el sábado era un día bastante peculiar, se percibía en el ambiente un aire de tristeza, recuerdo que esa “tristeza” era más profunda luego de ver las imágenes de los Santos cubiertos, el sagrario vacío y abierto, el altar sin mantel, el crucifijo del altar muchas veces lo vi cubierto, la única imagen visible era la de la dolorosa con sus siete espadas y vestida de negro, la cual paseaba en procesión con un suave pero coordinado meneado.

Pero a medida fui creciendo descubrí que esa tristeza en realidad era una espera gozosa, en realidad me di cuenta que esa “tristeza” era únicamente litúrgica, todo tenía una razón, imágenes y crucifijos cubiertos, el culto a los Santos se eclipsa, el sagrario vacío y abierto, no hay mantel en el altar…. La razón, Jesús ha fallecido, Él no está; conmemoramos que su Santo cuerpo yace en el sepulcro (Lc 23, 52- 56). El Hijo de Dios ha muerto y su cuerpo desde ayer está sepultado.

Cristo quiso vencer con su propio dolor el mal de toda la humanidad, esa es la razón de su muerte, y por esa razón la Iglesia guarda este “silencio”, con el cual le predica al ser humano que gracias a Cristo, nuestros pecados han sido enterrados en el sepulcro. El ambiente de luto que se percibe es porque el ser humano en lo más íntimo de su ser sabe que junto a Jesús, todos nuestros pecados han sido sepultados, ¿y por qué lo sabe? porque el ser humano es creación de Dios, y Él ha puesto en nuestra alma ese deseo de Él (homo capax Dei), late en el corazón el deseo de Dios.

En Sábado Santo no hay culto oficial, pero no significa que es un día de descanso; el Sábado Santo, es un día de silencio, pero este silencio se puede llamar plenitud de la palabra porque “resplandece el misterio de la Cruz”. La cruz sigue en pie, pero vacía, el madero nos habla por sí mismo. Cristo murió por mí, la salvación me ha sido dada, es momento de volver a la casa del Padre. En efecto, el sábado es un día de silencio, meditación y espera triunfal.

Eso sí, a pesar de ser un día silencio y meditación, un día en que el sagrario está abierto y vacío, no es un día en el que “no pasa nada”, no es un duplicado del Viernes. La gran lección es ésta: Cristo está en el sepulcro, ha bajado al lugar de los muertos, a lo más profundo a donde puede bajar una persona, para llevar la luz de su Palabra a todos aquellos que están en la espera de la salvación.

Catecismo de la Iglesia Católica (CEC) 632: Las frecuentes afirmaciones del Nuevo Testamento según las cuales Jesús “resucitó de entre los muertos” (Hch 3, 15; Rom 8, 11; 1Co 15, 20) presuponen que, antes de la resurrección, permaneció en la morada de los muertos (cf. Heb 13, 20). Es el primer sentido que dio la predicación apostólica al descenso de Jesús a los infiernos; Jesús conoció la muerte como todos los hombres y se reunió con ellos en la morada de los muertos. Pero ha descendido como Salvador proclamando la buena nueva a los espíritus que estaban allí detenidos (cf. 1Pe 3, 18- 19).

Ahora bien, el misterio de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo es un misterio actual, porque nuestra liturgia es el memorial de ese acontecimiento histórico (el misterio del sacrificio de Cristo se actualiza en la liturgia); por tanto, Cristo desciende nuevamente a la morada de los muertos como Salvador; San Agustín afirma: “…Quiere ir a visitar a todos los que se encuentran en las tinieblas y a la sombra de la muerte…”

Este día de la “soledad” Cristo quiere visitar a todo aquel hombre que está en tinieblas, que está bajo el yugo de la muerte y el pecado para resucitarlo junto a Él; es más, Cristo quiere bajar hasta lo más profundo de nuestro ser para llevar la buena nueva a esos lados no tan buenos que cada uno de nosotros posee, por eso dio su vida, por una salvación integral de la persona.

Por eso el silencio y la soledad de este día es un llamado para abrir las puertas de tu corazón a Jesús; el silencio de este día es para que tú reflexiones sobre las áreas de tu vida que están en oscuridad, y le permitas al Señor yacente visitar esas habitaciones de tu vida por la que Él ya pagó el precio de tu rescate.

Al caer el sol, muchas parroquias inician sus vigilias, y el primer rito de la vigilia es la bendición del fuego nuevo, signo de la luz del resucitado. La esperanza ya no es latente, es una realidad, la muerte del Hijo de Dios no quedará consumada en el sepulcro. El silencio y la soledad que ha conturbado el día va desapareciendo, porque la luz de Cristo brilla sobre nuestra vida, sobre nuestras debilidades, sobre nuestras imperfecciones, ilumina aquellas situaciones que te causan pena y dolor. Por eso, lo lúgubre del sábado es más que necesario. Este día Cristo visita a todo aquel hombre que vive preso en las tinieblas, y si éste lo acoge, resucitará, la luz llegará a su vida y experimentará no solo la salvación obtenida por la Cruz, sino la plenitud de vida que toda persona anhela. Toda persona es capaz de Dios, por tal motivo, mientras caminemos por este mundo podremos acceder a la tan ansiada vida que el Padre nos ofrece en su Hijo.

El sábado Santo, es el preámbulo para la más grande y trascendental fiesta que el ser humano puede anhelar, y que es escándalo de los pueblos: “RESUCITÓ DE ENTRE LOS MUERTOS”

“Y si no resucitó Cristo, vacía es nuestra predicación, vacía también vuestra fe” – 1Co 15,14

Escrito por nuestro colaborador y católico con acción Pedro Mira

Anuncios

3 Comentarios »

Déjanos conocer tu opinión escribiendo un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s