teologia-del-cuerpo-el-regalo-de-san-juan-pablo-ii-catolicos-con-accion

¿Qué pasaría si te dijera: “El Papa Juan Pablo II te ha dejado un regalo”?…“¿El Papa me dejó un regalo?”– Podrás pensar – y   la respuesta es: ¡sí!, te ha dejado un regalo a ti que te encuentras leyendo estas líneas, un regalo muy especial que debes decidirte a tomar contigo, un regalo que descubrir y del cual aprender, pero un regalo que nos enseña lo preciosos que somos a los ojos de Dios. Déjame compartirte un poco en qué consiste este regalo y veras de lo que te hablo.

San Juan Pablo II (1920-2005) inició su pontificado en un momento de la historia en el que seguramente ni tú, ni yo, habíamos nacido (1978), una época marcada por muchos eventos importantes para la Iglesia y el mundo, época de “revoluciones” y de transformaciones, pero también una época de grandes retos para la misión evangelizadora de la Iglesia, entre estos uno con particular significado, ya que era una época en donde la juventud estaba siendo totalmente arrastrada por la así llamada “revolución sexual”. La verdad, si me pongo a pensar, eso no se aleja mucho de nuestra realidad actual, basta recordar lo que ahora ocurre con la película de “50 Shades of Grey” (50 Sombras de Grey), que en estos días se nos presenta como un boom mundial y algo que tienes que ver para “estar en onda”, más la mente y el corazón de muchas personas queda expuesto y puede terminar deformando aún más el ya errado concepto de amor y sexualidad.

Debe decirse que ante este “mercado del amor y la sexualidad”, en muchas de nuestras realidades eclesiales no solemos dar una verdadera respuesta a situaciones que ante la vida del joven se le presentan en el mundo como “opciones normales”, en detrimento del verdadero sentido del amor, el noviazgo, la familia y las buenas relaciones interpersonales. Ten en cuenta que no podemos simplemente rechazar y ocultarnos bajo un manto de falso puritanismo, como cristianos católicos estamos llamados a ser luz en medio de la oscuridad y a llevar el Evangelio de Cristo hasta los confines de la Tierra… y este del que hablamos es un confín muy particular.

Entonces, ante las opciones erradas que el mundo presenta, inclusive hoy en nuestra época, puedes preguntarte: ¿Qué hacer para rescatar a los jóvenes? ¿Qué opciones tenemos los jóvenes? O quizás, más bien, ¿Cuál es la respuesta de la Iglesia?… En realidad la Iglesia no es ajena a estas inquietudes, como muchas veces nos han hecho creer; la Iglesia es cercana a los jóvenes de hoy y no se ha quedado retrasada en los siglos como dicen. Y para muestra, de todos es conocido la incansable labor pastoral de San Juan Pablo II hacia los jóvenes, su cercanía, su afecto, sus palabras y consejos, un pastoreo amoroso de padre que ha sido replicado por sus sucesores, inclusive y hasta nuestros días; todos somos testigos de lo maravillosas que son las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ), instituidas por este amado Sucesor de Pedro, que con el pasar de los años (y de los Papas) lejos de aminorizar sus efectos en la sociedad mundial, no deja de sorprender a más de algún escéptico.

Y el mismo San Juan Pablo II que nos legó tanto a los jóvenes, nos dejó también otro tesoro sumamente valioso, talvez no muy conocido como las JMJ, pero necesario para nuestro crecimiento humano y espiritual, ambas cosas, esto de lo que te he estado hablando desde el principio es “La teología del cuerpo”.

Teologia del cuerpo

¿TEOLOGíA? – Te preguntarás – lo sé, asusta un poco porque suena a algo muy teórico, algo quizás para gente muy religiosa y que estudia mucho, quizás incluso suene aburrido y nada llamativo, eso de la “ciencia que estudia a Dios” como que no es para los jóvenes… pero la verdad es que no, esto es algo muy práctico para todos; en realidad la “Teología del Cuerpo”nos explica cómo el cuerpo humano tiene en sí mismo un significado capaz de revelar respuestas a preguntas fundamentales. Más directamente, nuestro cuerpo nos revela a Dios: ¡Hemos sido creados a imagen y semejanza suya! Y todo en nosotros nos habla de Él.

“Teología del Cuerpo”, así tituló San Juan Pablo II las 129 catequesis desarrolladas durante las Audiencias Generales en Roma entre septiembre de 1979 y noviembre de 1984, que trataron sobre el amor, la sexualidad humana y el matrimonio, basándose sus enseñanzas principalmente en las Sagradas Escrituras. San Juan Pablo II expone quién era el hombre en el principio, quién es ahora, y quién será en el futuro; ojo, que estas enseñanzas no son exclusivas, aplican tanto a las vocaciones del matrimonio y también a aquellos que han optado por el celibato por el Reino de los Cielos: sacerdotes, religiosas, consagrados, etc.… ¡La Teología del Cuerpo es para TODOS!

Frente a la búsqueda del placer que niega el amor verdadero, sin conocer la verdadera alegría y el significado de la vida humana y la familia, la Teología del Cuerpo nos revaloriza la visión de nuestro ser humanos y ser hijos de Dios, creados a su imagen y semejanza. No podemos caer en el error de una simple apreciación narcisista de nuestro cuerpo y de la sexualidad, exaltándola por encima de todo, mucho menos negarla y despreciarla, sino más bien, como diría San Juan Pablo II, buscar en ello aquel “valor que no es suficientemente apreciado”, porque al no apreciar el verdadero valor que la obra de Dios merece, nos hace incapaces de apreciar a Dios mismo y el verdadero valor que Él como Padre Creador quiso darle a la sexualidad humana, al matrimonio y al amor entre los cónyuges.

La respuesta a la revolución sexual no son en esencia palabras y teorías, más bien es la Revolución del Amor, porque “Tanto amó Dios al mundo que envió a su hijo único para que todo aquel que crea en Él no muera, sino que tenga vida eterna” (San Juan 3, 16)… “Y la Palabra se hizo carne, y habitó entre nosotros” (San Juan 1, 14). El Amor mismo – Dios es amor – buscó hacerse visible: ¡Dios quién era invisible, se hace visible! Se hace visible también para Adán a través de la creación de Eva (y viceversa).

La teología del cuerpo es mucho más que una clase de sexualidad cristiana, es más bien la identidad humana, el descubrimiento del “ser” de cada humano y del don que como humanos representamos, el regalo de Dios para sus hijos. ¡Tú eres un don!, ¡Tú eres un regalo!, ¡Tú eres el reflejo de Dios mismo!… Nuestros cuerpos han sido creados “a imagen y semejanza de Dios”, nuestros cuerpos son buenos, nuestros deseos son buenos, nuestra sexualidad es buena, esto es bueno porque está todo de acuerdo a como Dios lo pensó desde el principio. ¡No desaproveches este regalo que te han dejado!.

Y siendo que somos creación de Dios, como verdaderos hijos de nuestro Padre Creador, vale la pena redescubrir su mensaje de amor a través de la “Teología del Cuerpo”. Nuestra tarea de hijos no solamente es recibir este mensaje y darnos por enterados de que “esto existe”, más bien es tiempo de estudiarlo, reflexionarlo, vivirlo y divulgarlo. Afortunadamente para ti y para mí hay muchos recursos y medios a los cuales podemos acudir para asimilar esta enseñanza, aunque no está demás volver nuestra mirada a la fuente original, las Catequesis de San Juan Pablo II. En todo caso te recomendamos que siempre que consultes te cerciores de la catolicidad de tus fuentes. También te recomendamos que leas estos libros: “Amor y Responsabilidad” – Karol Wojtyla; y “Hombre y Mujer los creo” – Juan Pablo II.

Y si quieres saber más, por parte del equipo de Católicos con Acción por el momento solo podemos dar referencias de tres sitios en dos países que se dedican a enseñar una experiencia de vida en relación al tema, te compartimos los siguientes enlaces:

 

México:

www.amorseguro.org

Amor seguro católicos con accion

Estados Unidos:

www.dumboxministries.com

dumboxministries catolicos con accion

 

www.tobinstitute.org

tobinstitute catolicos con accion

Artículo escrito por nuestra colaboradora y católica con acción Fátima Moreno.

 

Anuncios

10 Comentarios »

  1. HERMANOS ESA ES LA CHISPA DE LA NECESIDAD DE CONOCER, QUE YA ESTA EN SUS CORAZONES, BUSQUEN EN INTERNET, LO PUEDEN BAJAR EN PDF GRATIS (el que busca encontrará…)

    Me gusta

  2. Coincido con CarlosGermanCruz, creo que podrían citar partes de la teologia con la cual se titula este articulo. Y como dice el articulo, ayudar a divulgar lo mas importante de este regalo de San Juan Pablo II.

    Me gusta

    • HERMANOS ESA ES LA CHISPA DE LA NECESIDAD DE CONOCER, QUE YA ESTA EN SUS CORAZONES, BUSQUEN EN INTERNET, LO PUEDEN BAJAR EN PDF GRATIS (el que busca encontrará…)

      Me gusta

Déjanos conocer tu opinión escribiendo un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s