Hacer-lío-por-el-evangelio-catolicos-con-accion

“Por tanto, no nos cansemos de hacer el bien, que si no desmayamos, a su tiempo cosecharemos” (Gal. 6,9)

Ahora que sé lo que valgo, ahora que sé cuál es mi misión en este mundo, ahora que me doy cuenta que Tú señor me has mostrado las maravillas de tu amor quiero que siempre me lleves de tu mano, y me guíes por el camino de la verdad, de la vida, te doy mis ojos, mis labios, mis manos te doy todo mi ser, para que a tu servicio y a nombre tuyo pueda hacer lío y llevar la luz al mundo, dar calor al que tiene frío, ofrecerle una sonrisa al que comparte sus alegrías, dar consuelo al que viene con lagrimas, ponerle música al que comparte sus versos, ofrecer un buen ejemplo de escucha al que me confía sus sufrimientos, darle alimento al que tenga hambre, poder marcar el camino al que me confíe sus dudas, dar estímulo al que está desanimado, hacerle ver la realidad al que viva en fantasías, dar una razón válida al que se encuentre desesperado, dar esperanzas al que viene con entusiasmo, infundir serenidad al que se sienta inquieto, darle fuerzas al que confía en mí, sí Señor quiero hacer lío por ti, por tu palabra, por El Evangelio.

Quiero ser tu apóstol, darle esa sal que le falta al mundo y hacer grandes cosas en él pero sin olvidar que es tu mano la que guiará mis pasos en la dirección de Tu Voluntad, por el camino del bien del amor y la verdad sin importar si sufro, soportando el desgaste propio de la vida, llenándome de tu conocimiento y sabiduría y siendo una persona mejor, comenzando por corregir todo lo malo que pude haber hecho para mantenerme en tu camino cuidando siempre no solo mi exterior sino de mi interior, mi Espíritu. Dejando así marca, pues sé ahora que haciendo lío por el evangelio dejaré huellas que otros puedan seguir para encontrarte, ese será mi testamento de vida, será la marca que como joven dejaré iluminando y haciendo crecer el amor y engrandeciendo tu reino siendo fuerte por la razón de seguirte, siendo invencible por las lágrimas pues te he encontrado, porque cuando me sentí vacío y desesperado, encontré amigos, y en los amigos encontré el cariño, y en el cariño vi nacer el Amor, con ese amor vi nacer un mundo nuevo, y en ese mundo nuevo en el que decidí vivir, decidí hacer lío y haciendo lío me sentí feliz y feliz encontré la paz y con esa paz fue que miré dentro de mí y me di cuenta de que dentro de mí es que estabas y así te percibí y fue que te encontré, eres lo que más amo Señor, eres la luz que me da siempre esa esperanza que salva nunca me has dejado solo, Haré siempre Lío por El Evangelio.

Artículo escrito por nuestro colaborador y católico con acción David López

Anuncios

Déjanos conocer tu opinión escribiendo un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s