La creación católicos con acción

La Biblia, las Sagradas Escrituras, la Santa Palabra de Dios, son ejemplos de los adjetivos con los que se puede nombrar este enigmático conjunto de libros que contiene toda la historia de la Salvación, y su respectiva invitación para aquel que quiera hacer operante este preciado don del Dios Vivo y Verdadero. Es importante señalar que la biblia carecería de todo sentido si no tuviera como centro un hecho tan significativo para todo cristiano como escándalo de todos los tiempos: “CRISTO RESUCITÓ”

Con lo aprendido en mis años como catequista he podido apreciar que para muchos católicos la lectura de la Sagrada Escritura se centra únicamente en el Nuevo Testamento, lo cual no es incorrecto porque en el Nuevo Testamento se narran los hechos correspondientes a la vida de Jesús como el Cristo; lo que sucede es que caemos en el error de ignorar y menospreciar lo anterior a las narraciones de la vida de Jesús, la historia del pueblo de Dios. Cabe recordar que la Biblia es un conjunto de libros y que entre todos forman una unidad, por ende no se puede separar una parte de otra. Efectivamente, el Nuevo Testamento es confirmación de lo acontecido en el Antiguo.

A muchos nos sucede que no leemos el Antiguo Testamento, ante esto existen varios motivos; los más comunes es, que resulta bastante incomprensible, retrógrado, suponiendo una falta de actualidad en las enseñanzas y esto genera un poco de temor ante el desconocimiento y la confusión que generan tales relatos. Por tal razón,  el presente artículo es el primero de varios con los que  pretendo motivar la lectura del Antiguo Testamento, aclarando ciertos relatos que resultan confusos o que en teoría “han perdido actualidad” y “vigencia”, con la finalidad de acrecentar no sólo nuestro conocimiento, sino nuestra Fe por medio del Amor a la palabra de Dios. Por tal motivo he decido empezar por el libro del Génesis, el inicio de la Biblia, ubicándonos específicamente en la creación.

Podemos afirmar que al libro del Génesis no se le puede atribuir a un solo autor, o hagiógrafo (escritor sagrado); basta empezar a leer los dos primeros capítulos para darnos cuentas que este libro corresponde a varios autores, que igualmente corresponden a distintas tradiciones o maneras de entender su entorno y su pensamiento acerca de Dios, en las cuales no vamos a entrar en detalle, debido a que el artículo no pretende dar datos teológicos, sino resaltar la enseñanza que tales relatos nos dejan para nuestra vida como discípulos de Cristo.

El libro del Génesis como tal (como sucede en muchos libros de la biblia) proviene de una tradición oral, es decir relatos que son muy antiguos y en los cuales las personas de esa época no sólo daban respuestas a sus interrogantes ante su entorno natural; sino que pretendían mostrar la omnipotencia de Dios, este último aspecto es muy vigente en la actualidad.

Cuando abrimos la Biblia y empezamos a leer los primeros capítulos del Génesis, nos encontramos en primer lugar con el relato de la creación, justo ahí inicia nuestro apasionante viaje por entender que nos quiere transmitir Dios por medio de su palabra.

Un día impartiendo catequesis a unos jóvenes leíamos este relato, al terminar de leerlo uno de ellos me preguntaba si yo creía en lo que acaba de leer; a lo cual respondí tajantemente con un NO, y su expresión fue de total incomprensión y confusión. Yo sabía el porqué de esa pregunta, justamente, yo había intuido que esta persona estaba utilizando la razón para entender lo que estábamos leyendo. Cuando se utiliza la razón para escudriñar la Palabra yo soy el primero en negar la afirmación del relato; pero cuando se hace a un lado la razón y se lee desde la óptica de la Fe y la espiritualidad todo adquiere un sentido totalmente diferente.

Los relatos de la creación (porque son 2, véase Gen 1, 1ss para el primer relato y Gn 2, 4 ss. para el segundo) no pretenden afirmar científicamente que la creación fue de esa manera, mucho menos pretenden dar datos históricos sobre nuestra irrupción en la historia, obviamente para su época era lo más exacto que se podía conocer acerca del inicio de la vida en la tierra. Ahora bien, el escritor sagrado pretende resaltar que el hombre es creación de Dios, que el origen de todo radica en El y lo explica desde su limitadísimo conocimiento científico, pero desde la perspectiva de la Fe, de la cultura imperante en su época y de la tradición a la que pertenecía, con la finalidad de dar una respuesta sobre un tema que incluso para nosotros actualmente genera dudas e incomprensibilidad; porque ante todo, las narraciones de la creación descritas en la biblia son de orden meramente religioso. Es preciso subrayar que muchos ateos para atacar las creencias religiosas toman como base este relato para desacreditar y desvirtuar las creencias y el contexto de las narraciones bíblicas, reduciéndolas a meros relatos fantasiosos, carentes de lógica y actualidad, sin aportes científicos relevantes que comprueben en primer lugar que la creación fue de esa manera, y en segundo lugar la existencia de una ser superior.

Los relatos de la creación tratan temas específicos de orden meramente religioso, que pretenden dejar una enseñanza para iluminar sobre aspectos concretos. En la primera entrega de este artículo sobre la “creación” iré desglosando los versículos del Génesis referentes al primer relato y detallaré cual es la temática que toca y la enseñanza religiosa con la cual Dios nos habla. Te recomiendo tener tu biblia (de preferencia católica) a la mano para que leas el relato y tengas una visión más clara de los conceptos.

– Gn 1, 1- 2: El texto pretende dar a entender que Dios ha existido desde siempre y que es u ser espiritual (viento de Dios), resaltando que él es el creador de todo lo que existe en la tierra. Cuando habla de cielo y tierra se refiere a lo que el autor conocía hasta ese entonces, porque su pensamiento era limitado y no tenía otras herramientas más que su observación e inteligencia para comprender lo que estaba a su alrededor.

Desde que el ser humano tiene conciencia, siempre ha relacionado el agua como fuente de vida, de purificación y de limpieza, ante este hecho el autor sagrado pretender dar respuesta a que el viento de Dios aleteaba sobre las agua, porque quiere resaltar la pureza de Dios dando a entender que Dios es perfectamente Santo, con el término aletear busca dar un sentido sublime para explicar que Dios es puro y fuente del que brota la  vida.

Una vez creado el cielo y la tierra el autor considera que todo era un caos y confusión al no estar las cosas ordenadas como él las conocía,  resaltando la presencia de Dios en la tierra, mostrando con ese hecho a un Dios cercano, que está aquí en su creación y no lejos de ella; porque el autor intuye según su conocimiento y creencia, más no constata desde una óptica empírica y científica, porque tampoco existían las herramientas para hacerlo, por eso se resalta el sentido religioso de estos dos versículos del texto.

– Gn 1, 3 – 2, 3: Aquí se presenta el relato de la creación dividido en 7 días. El número 7 bíblicamente sabemos que significa perfección, por ende lo que el autor pretende dar a conocer es que, Dios en su omnipotencia y perfección lo dispone todo perfecto para el culmen de su creación, el ser humano.

Ahora bien, si le prestamos mayor atención al versículo 27,  nos encontramos con un texto muy profundo que se puede interpretar como el punto medular sobre el que se centra la doctrina social de la Iglesia, la dignidad de la persona humana. Hombre y mujer nos creó, dos géneros una especie. El hombre es connatural a la mujer, y la mujer es connatural al hombre. Seres físicamente diferentes, pero complementarios. En este versículo radica el sentido del matrimonio, nos creó para complementarnos (Mt 19, 5). Cuando una pareja (hombre y mujer) se unen en matrimonio dan origen a la formación de una nueva familia, con lo cual podemos decir que esta unión producto de la complementariedad nos hace colaboradores de la creación de Dios; pero también hay más, el matrimonio visto como tal no es una mera unión carnal y / o sentimental de dos personas, es la imagen misma del Dios uno y trino. En otras palabras, cuando una pareja lucha por vivir su “amor” tal cual lo profesaron ante el altar se vuelven imagen del Dios uno y trino en cuanto ya no son dos los que viven, sino un solo sentir, una sola carne (Mc 10, 8); porque nuestro misterio trinitario se refiere a Tres personas diferentes que viven en tal armonía y unidos por el amor, lo que los convierte en una sola persona.

Pero aún hay más, si confrontamos del versículo 28 hasta el final del capítulo primero podremos apreciar que la colaboración de la que hablamos en el párrafo anterior no se limita a la fecundidad como de Don de Dios; sino que, ante este hecho Él cede al género humano jurisdicción y autoridad sobre todo lo creado.  El texto quiere explicar que Dios en su infinita providencia y misericordia coloca al ser humano como la cima de todo lo creado y le otorga la capacidad de administrar los bienes creados para que el ser humano se beneficie de su maravillosa obra. De este texto también se fundamenta la doctrina social de la Iglesia, específicamente en el principio del bien común: Dios ha entregado al hombre todo lo creado por ende tiene que ser capaz de administrar con justicia, responsabilidad e igualdad en beneficio de todas las personas y de todo lo creado.

El hombre no solo es imagen de Dios en cuanto a que Él lo concibió tal cual, sino que es imagen de Dios porque nosotros nos reflejamos en Él y ÉL se refleja en nosotros; tan cierto como cuando nos vemos en el espejo, pero al otro lado no solo nos vemos a nosotros mismos sino miramos al Ser que nos ha creado, pero como Dios no tiene piernas, no tiene ojos, este aspecto se refiere a la parte inmaterial del hombre, es decir Dios dotó al ser humano de un alma espiritual con la que nos hace ser imagen de Él. Esta imagen de Dios que es nuestra alma espiritual es la capacidad del hombre de interactuar con su entorno, con conciencia y conocimiento ya que el hombre es un ser pensante y por ende actuante.

Cuando en el verso 3 del capítulo 2, dice que Dios bendijo el séptimo día, lo que el autor sagrado pretende dar a entender con la bendición de Dios es que Él ha creado todo perfecto y el mismo se gloría de lo que su omnipotencia es capaz de realizar.

Habiendo terminado de sacar “algunas enseñanzas” del relato de la creación, dejo una invitación para que puedas leer la segunda parte en la que reflexionaremos acerca de las enseñanzas contenidas en el segundo relato de la creación. Ahora bien, para concluir el presente artículo les puedo preguntar, ¿el relato de la creación es un texto sin valor actual?, estoy seguro que no es un texto sin valor actual, de igual manera estoy seguro que aún hay más enseñanzas que se desprenden de este primer capítulo de la biblia las cuales no han sido tratadas en este artículo, pero aun así quiero destacar la importancia y la vigencia que tiene para nosotros como católicos la lectura del antiguo testamento, no solo por la historia del pueblo de Dios, ni de sus enseñanzas, sino que hay que recordar que en el Antiguo testamento radica la promesa de salvación para todos los hombres, a cual se cumple en los evangelios y se difunde a partir de ellos, a través de la persona de la persona de Cristo y de su escandalosa irrupción de la historia como el Hijo de Dios: ¡RESUCITÓ!

Articulo escrito por nuestro colaborador y Católico con Acción Pedro Mira

Anuncios

8 Comentarios »

  1. This content is very interesting but it took me
    a long time to find it in google. I found it on 16 spot, you should focus on quality backlinks building, it will help you to rank to google top 10.
    And i know how to help you, just search in google – k2 seo tips and tricks

    Me gusta

  2. Excelente aporte =) yo llevó poco arriba de un año leyendo la biblia, comencé con los evangelios y ahora ando en el antigüo testamento, por el libro de Esdras/Nehemias. Sigan así motivando a la lectura de la biblia =D. Dios los bendiga

    Me gusta

Déjanos conocer tu opinión escribiendo un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s