María Auxiliadora catolicos con accion“El cristiano siente que la Auxiliadora le anima a ser apóstol y a sostener las obras de apostolado de la Iglesia de Cristo” (Fragmento de la Novena a María Auxiliadora)

Una de las advocaciones marianas más amadas y veneradas por todos los cristianos alrededor del mundo es la de “María, Auxilio de los Cristianos” o “María Auxiliadora de los Cristianos”, cuya fiesta se celebra cada 24 de mayo; este día, en tantos santuarios a Ella dedicados alrededor del mundo, se vive una verdadera fiesta de alegría y amor a la Madre que siempre está dispuesta a socorrer a todos sus hijos e hijas. Al igual que tantas fiestas y solemnidades celebradas a lo largo del Año Litúrgico en la Iglesia, es deber de cada uno de nosotros, como cristianos católicos, discípulos de Jesús e hijos de María, poder descubrir el significado de las mismas y su implicación para nuestras vidas.

La palabra “auxilio”, normalmente se utiliza para solicitar una ayuda en situación de peligro o necesidad; de allí que, el que se haya dado a María el título de “Auxilio de los Cristianos”, no implica una simple nominación, más bien conlleva en la profundidad una plegaria de fe o clamor confiado de todo el pueblo cristiano hacia la Madre de Jesús, en aquellos momentos en que la Iglesia ha enfrentado batallas decisivas. De hecho, para muchos, el título de “María Auxilio de los Cristianos” denota un carácter militar de nuestra Madre, como defensora de la fe cristiana.

La invocación a María como “Auxilio de los Cristianos” está en los orígenes mismos de nuestra fe; los primeros cristianos y los Padres de la Iglesia no solo invocaban a María como la “Teotokos” (Madre de Dios), sino que también se dirigían a ella como “Βοήθεια” (Boeteia), que significa “Auxiliadora”. Así, San Juan Crisóstomo en una homilía del año 345 dirá sobre ella: “Tu María, eres auxilio potentísimo de Dios”; San Juan Damasceno en el año 749 dirá que “la virgen es “auxiliadora para evitar males y peligros y auxiliadora para conseguir la salvación”, siendo también este santo el primero en introducir la jaculatoria de “MARÍA AUXILIADORA, ROGAD POR NOSOTROS”. Algo hermoso de esta advocación mariana es que es un puente de unión con nuestros hermanos de la Iglesia Ortodoxa, quienes también rinden veneración a María Auxiliadora y celebran su fiesta cada 1 de octubre.

No obstante hacia el año 1558 ya se rezaba dentro de las “Letanías Lauretanas” la letanía a María Auxiliadora y que hay constancia de variados hechos históricos en los que se atribuye el auxilio de María hacia la Iglesia y los cristianos, fue hacia el año 1814 que el Papa Pío VII instituye para la Iglesia la fiesta solemne a María Auxiliadora. El Papa fue hecho prisionero por Napoleón en el año 1809 y durante su cautiverio invocó a María Auxiliadora, solicitando su ayuda e intercesión, prometiendo a la Virgen que si era liberado y regresaba a Roma, consagraría esa fecha como fiesta solemne en su honor, ocurriendo en efecto ello el 24 de mayo de 1814.

Hay que reconocer que, no obstante esta advocación mariana posee raíces antiquísimas en la historia de fe de la Iglesia, es San Juan Bosco quien propaga la devoción a María Auxiliadora por todo el mundo; en donde una obra salesiana se encuentre presente, allí estará María Auxiliadora, presidiendo, velando con amor, intercediendo… y a ella acudimos como hijos, confiados a la Madre para que custodie nuestra fe en Jesús, aún en situaciones adversas. Confiando en su auxilio, confiando en su amor; decía Don Bosco que “en el cielo nos quedaremos gratamente sorprendidos al conocer todo lo que María Auxiliadora ha hecho por nosotros en la tierra”.

Por eso, si actualmente estas pasando por momentos difíciles, de gran necesidad, invoca a María Auxiliadora; si los problemas te agobian y debilitan tu fe en Cristo, ruega a aquella que es Auxilio de todos los cristianos; si estas a punto de emprender un gran proyecto de evangelización, ponte en las manos de María Auxiliadora; si estas librando una batalla de fe, deja que María comande tu batallón para obtener la victoria para Cristo. En esta fiesta no debemos olvidar a todos aquellos hermanos cristianos cuya vida es amenazada por causa de su fe en distintas partes del mundo, imploremos el Auxilio de María, no solo por su protección, sino por la continuación de la obra evangelizadora.

¡Auxíliate de María! ¡Confía en ella! Como San Juan Bosco, entrégate a María, entrega tus obras, tu trabajo, tu vida entera. Si te sientes perseguido por las personas que te rodean a causa de tu fe, ruega a María Auxiliadora. Si alguna vez has querido abandonar la misión que Cristo te ha encomendado en algún ministerio o proyecto de la Iglesia, ruega a María Auxiliadora. Ella es Auxilio de todos los cristianos, del Papa, de los Obispos y sacerdotes; María es auxilio de cada parroquia, comunidad, movimiento o ministerio; María es la Auxiliadora de la Iglesia toda, la Madre de Cristo esta siempre dispuesta a animar e interceder por el fortalecimiento de la fe de todos los cristianos; María es la Auxiliadora de la plena unidad de los cristianos; María Auxiliadora es la madre de los jóvenes, la madre de Don Bosco; es la Reina de los Apóstoles, la que nos presenta a Jesús, la Madre que espera y no se cansa de esperar a cada uno de sus hijos.

Este 24 de mayo, en tu peregrinar de vida, deja que María tome tu mano, confía en ella, déjate guiar, permite que sea ella quien te una a Jesús; vale la pena invocar y aceptar el auxilio de nuestra Madre. Como cuando éramos niños, que bonito sería colocar una flor ante la imagen de María en este día, juntar las manos y rezar al menos un Ave María en esta que es su fiesta… ¿Lo hacemos? Gracias Madre por ser tú nuestro auxilio. ¡MARIA AUXILIADORA, RUEGA POR NOSOTROS! A ti nos consagramos:

¡Oh Santísima e Inmaculada Virgen María, tiernísima Madre nuestra y poderoso Auxilio de los Cristianos! Nosotros nos consagramos enteramente a tu dulce amor y a tu santo servicio. Te consagramos la mente con sus pensamientos, el corazón con sus afectos, el cuerpo con sus sentidos y con todas sus fuerzas, y prometemos obrar siempre para la mayor gloria de Dios y la salvación de las almas.

Tú, pues, ¡oh Virgen incomparable! que fuiste siempre Auxilio del Pueblo Cristiano, continúa, por piedad, siéndolo especialmente en estos días. Humilla a los enemigos de nuestra religión y frustra sus perversas intenciones. Ilumina y fortifica a los obispos y sacerdotes y tenlos siempre unidos y obedientes al Papa, maestro infalible; preserva de la irreligión y del vicio a la incauta juventud; promueve las vocaciones y aumenta el número de los ministros, a fin de que, por medio de ellos, el reino de Jesucristo se conserve entre nosotros y se extienda hasta los últimos confines de la tierra.

Te suplicamos ¡oh dulcísima Madre! que no apartes nunca tu piadosa mirada de la incauta juventud expuesta a tantos peligros, de los pobres pecadores y moribundos y de las almas del Purgatorio: sé para todos ¡oh María! dulce Esperanza, Madre de Misericordia y Puerta del Cielo.

Te suplicamos, gran Madre de Dios, que nos enseñes a imitar tus virtudes, particularmente la angelical modestia, la humildad profunda y la ardiente caridad, a fin de que, por cuanto es posible, con tu presencia, con nuestras palabras y con nuestro ejemplo, representemos, en medio del mundo, a tu Hijo, Jesús, logremos que te conozcan y amen y podamos, llegar a salvar muchas almas.

Haz, ¡oh María Auxiliadora! que todos permanezcamos reunidos bajo tu maternal manto; haz que en las tentaciones te invoquemos con toda confianza; y en fin, el pensamiento de que eres tan buena, tan amable y tan amada, el recuerdo del amor que tienes a tus devotos, nos aliente de tal modo, que salgamos victoriosos contra el enemigo de nuestra alma, en la vida y en la muerte, para que podamos formarte una corona en el Paraíso. Así sea.

Artículo escrito por nuestro colaborador y Católicos con Acción Ernesto Martínez

Anuncios

3 Comentarios »

Déjanos conocer tu opinión escribiendo un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s